Y ya están madurando

Hace pocos días mi hija razonaba los motivos por los cuales ella consideraba que podía ir a dormir a la casa de un amiga justo el mismo día en que teníamos una cena familiar. Ok, ok, he sido muy elegante. Corrijo: mi hija me “exigía” ir a dormir a la casa de una amiga la noche de cena familiar. En menos que canta un gallo ya me estará pidiendo un móvil!

IMG_2567
Foto: Chily Riofrio Vestido: Nottocbaby

 Pero ¿cómo sucedió esto? Mi hija “exigiendo” derechos? Si no fue hace mucho cuando sus padres decidíamos a nuestro mejor criterio, libre y llanamente, todos los “eventos” familiares  y ahora somos democracia? Pues sí. Nuestros hijos van creciendo y ahora razonan, deciden y opinan. 

Sabia que éste día llegaría y que mi reino de paz pasaría a mejor vida. Pero lo echo de menos? Ni por un segundo! Todo forma parte de un proyecto familiar y quisiera que mis hijos crezcan y se desarrollen con buenos criterios y que maduren poco a poco, comprendiendo sus límites. 

Nuestros hijos – y los tuyos – tienen que madurar. 

La maduración de nuestros hijos es un proceso de aprendizaje y crecimiento, en la cual van adquiriendo, poco a poco, las responsabilidades y deberes propios de cada edad, a la vez que se va cediendo en algunos derechos que deben ir adquiriendo como consecuencia de ese proceso de crecimiento (El proyecto Educativo, IFFD 2013).

Es decir, nuestro hijos tienen determinados deberes y derechos familiares que irán cambiando a medida que vayan creciendo. Y nosotros tenemos que aprender a ceder aquellos derechos que van ganando conforme se incrementan sus responsabilidades y deberes.

IMG_2565
Foto: Chily Riofrio Vestido: Nottocbaby

Mi hija Carlota, por ejemplo, a sus 2 años tiene muchos derechos y casi ningún deber. Mientras que mi hijo Santiago, de casi 9 años, hoy en día tiene más responsabilidades y deberes, a la vez que sus derechos se van temperando. Es por eso que a un niño de 2 años no se le pide que tienda su cama, que ayude a lavar los platos o que saque la basura, etc. mientras que a uno de 7 – 9 años sí debe ir al colegio, respetar horarios, tener buenos hábitos de higiene, obedecer a sus mayores, etc.

Cuál es nuestra misión como padres? 

Debemos ayudar a nuestros hijos a encontrar el equilibrio en su madurez, la cual debe ser adecuada a su edad. Para ello, debemos comprender que un niño que sólo exige derechos que no le corresponden a su edad y que tampoco asume los deberes adecuados para él es un niño inmaduro. Todo forma parte de su crecimiento y ahí estamos sus padres para ayudarles a hacerlo de manera correcta.   

IMG_2569
Foto: Chily Riofrio Vestido: Nottocbaby

Nuestros hijos miran hacia adelante y ellos se apoyan en nosotros para que les ayudemos a formarse, a crecer, a desarrollarse. La madurez va de la mano de la voluntad. Nuestra labor está en ayudarles a reconocer aquellas cosas buenas y positivas (virtudes y valores) que le harán mejor persona y que ellos sean capaces de elegirlas y asimilarlas de manera libre y voluntaria. Solo ahí podremos decir que nuestros hijos son verdaderamente maduros. 

IMG_2572
Foto: Chily Riofrio Vestido: Nottocbaby

Xoxo

Chily

Related Posts

2 comments

  1. Un post para reflexionar sobre el tipo de personitas que queremos educar. Nos han encantado tus reflexiones. Y tus niñas no pueden estar más guapas con nuestros vestidos.
    Muchas gracias!!