Meriendas y la madre Frankestein

img_7933

Pregunta: Cómo se ponen tus hijos cuando al recogerles no les llevas su merienda? Me asalta la duda, porque yo he tenido de todo un poco. La mayoría de las veces les da igual, pero no falta el día en que salen con un hambre de león, queriéndose comer el mundo entero y justo ese día no les llevo su merienda! Agárrese quien pueda! Caras largas todo el camino de vuelta a casa!

Verás, normalmente a mis hijos les suelo llevar una pequeña merienda para que se la coman justo cuando salen del colegio, sobretodo porque me da la sensación de que desde la hora en que toman su almuerzo y la hora de la cena pasa mucho tiempo y ellos necesitan recobrar fuerzas, pero también para que no se me junte mucho con la hora de la cena.

Tengo una amiga blogger, Paloma, que ha inventado las “ceriendas“! Primero la cena y luego la merienda antes de dormir! Una idea genial! Aunque en mi casa no ha funcionado! 

img_7930

La madre Franfestein

Lo cierto es que no soy esclava de las meriendas, aunque sí que trato de llevárselas, cuando no puedo llevarla, pues simplemente no la llevo. Y listo. Confieso que no soy de las madres que salen corriendo a comprar para que no les vaya a faltar y que mis hijos varias veces se me han puesto cara larga por que, la vedad sea dicha, sí que salen muertos de hambre! Madre frankestein? Puede ser, pero no nos da la vida para todo y creo que a veces esos pequeñitos esfuerzos les nutre también de otros valores. 

He dicho valores? mmm… así escrito, suena muy bien y ya me referiré a ellos más adelante, pero la realidad es que cuando eso pasa y no les llevo su merienda, a veces me encuentro con caras largas, enfados y algunos refunfuños! Los valores quedan en el baúl de los recuerdos!

Ahí sale, tu pobre hijo, muerto  de hambre tras hacer deporte, estudiar, correr y jugar en el colegio… y llega la madre Frankestein sin su tan anhelada merienda.

Bah, da igual, ya aprenderán con el tiempo a tener paciencia y no “exigir” tener todo a “su propio tiempo”… y ahí reciclamos los valores a los que me refería antes.

img_7931

Toma nota!

Pequeños esfuerzos desde que son pequeños, para que luego puedan superar grandes esfuerzos, cuando sean mayores. 

Si me preguntas por algún truco para evitar caras largas en ese día en que justo no quieres tener que verlas porque estás agotada o porque en el trabajo has tenido un día malo (hey, no somos extraterrestres!) puedes llevar meriendas que no necesitan refrigeración, a mi me funcionan éstos yogures que te comparto por si te viene bien saberlo y frutas que no se dañen en el bolso, como manzanas, melocotones, peras, etc. 

img_7932

Un abrazo! 

Chily

Related Posts